miércoles, 17 de enero de 2007

Emperatriz Zita

Web by JosU nçueta & Urpekofabrika

La emperatriz de Austria, también denominada reina apostólica de Hungria, Zita María Delle Grazie Adelgonda Micaela Raffaela Gabriella Guseppina Antonia Luisa Agnese, princesa de Borbón -Parma, vivió en la villa de Lekeitio entre los años 1922 y 1929.


El palacio Uribarren, mandado construir por Jose Javier Uribarren en 1857.Zita vino al mundo el 09 de mayo de 1882, en Lucca (Italia), hija del ultimo duque de Parma, Roberto I y Maria Antonia de Portugal ( hija del Rey Miguel de Portugal y Adelaida de Löwestein-Werthein-Rosenburg ) con lo cual con las casas reales de España, Francia y Portugal.
Conoce al archiduque Carlos en el año 1909, casándose ambos el 21 de octubre de 1911.
El primer hijo de la pareja, fue Otto, que vino al mundo el 12 de noviembre de 1912 y siete más durante la década siguiente: Adelina (1914-1971), Roberto (1915-1996), Felix 1916, Carlos Luis (1918-2007), Rodolfo 1919, Carlota (1921-1989), Isabel (1922-1993).

*

*


*

*

*

*
El evento detonante del conflicto de la 1ª guerra mundial , fue el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria y su esposa, Sofía Chotek, el 28 de junio de 1914, en Sarajevo , por un joven serbio, precipitando la declaración de guerra de Austria contra Serbia.
Así Carlos y Zita se convierten en herederos al trono de los Habsburgo, siendo coronados reyes de Hungría el 30 de diciembre de 1916.
Durante la contienda, la emperatriz mostró su carácter firme y enérgico acompañando a su esposo, sin olvidar sus obras benéficas y sus visitas a los hospitales de heridos de la guerra.
Impulsora de un plan de paz de Austria-Hungría fracasó por negarse Alemania, siendo el final de la guerra un duro golpe para la familia imperial, con lo que, ante las presiones de los ministros, Carlos renuncia a la jefatura del Estado sin abdicar.
El exilio comienza en Suiza y continuará en Madeira (Portugal) donde en febrero de 1922 se unirán a ellos sus hijos.
Allí el emperador, sufre una neumonía a causa de una bronquitis, falleciendo el uno de abril de 1922.
Gracias al rey de España, Alfonso XIII, se permite a Zita y a sus hijos instalarse en España tras la muerte de Carlos, primero en Madrid, donde nacerá Isabel, luego por unos meses en San Sebastián. Según Juan María Peña: «aquí vivía en un destartalado palacio que había en la calle Oquendo, esquina a Camino, donde en la actualidad se alza la iglesia de los PP. Capuchinos. El dolor de la tragedia de su pueblo y de su familia estaba impreso en aquella cara que era como el reflejo de todas las amarguras y tristezas». Se dice que visitaba algunas veces a la reina María Cristina en el palacio de Miramar. Asi como templos como Loyola (ver foto), o la Basílica de Santa María. Terminando por instalarse durante unos años en Lekeitio.

* Fue el 18 de agosto de 1022, Zita de Borbón-Parma, viuda del emperador Carlos de Hungria, se traslado a la villa, a una destartalada mansión que su primo Alfonso XIII le sugirió y que el ayuntamiento con la simpatía con la que el pueblo había recibido a la dama, pagó los gastos para renovar el edificio, adquirida finalmente por una comisión de aristócratas entre los que figuran Adolfo de Urquijo (Conde de Urquijo) y Wilhem Wakonigg, cediéndola a la familia austriaca.
( Los hermanos jovenes vestidos de monaguillos en la capilla del palacio Uribarren )
* Segun Jose María Areilza " Mientras el palacio de Uribarren, en Lequeitio, se habilitaba, los Habsburgo pasaron unos meses entre San Sebastián y Lequeitio, empezando por hospedarse unos días en el reputado hotel de mi pueblo. La emperatriz Zita era entonces una mujer en la treintena, joven, bien plantada, vestida de luto riguroso, con aquellos sombreros cloche que propugnaba la moda parisina en esos años. Me llamó la atención su cuello, fino, bien torneado, larguísimo, y la firme decisión de su oscura mirada, que revelaba una voluntad férrea y escondía también un último gesto de amargura inquieta y profunda. Mi papel de intérprete me valió la simpatía inmediata de los viajeros. Pidieron datos de la pequeña población, del horario de las misas, de las horas de la comida hotelera y del uso del teléfono, de las playas disponibles para el baño. El hijo mayor, Otto, alto y desenvuelto de andares, tenía una cabeza con tupida y rizada cabellera. Su hermana Adelaida era una rubísima y hermosa joven, y sus hermanos menores, un grupo de muchachos preguntones y alegres que jugaban tirados por el suelo del salón de la fonda.
Recorrí con Otto el puerto y la ría en un gasolino. Hicimos varias excursiones a los pueblos vecinos y nos chapuzamos en la minúscula playa del rompeolas. Fuimos un día entero a Bilbao para hacer compras y ver un partido de pelota. Anudé con él una buena amistad, que se mantuvo a través de nuestras trayectorias vitales, divergentes.

(Disfrutando paseos en bici Otto, Roberto, Carlos Luis y Rodolfo)
*La emperatriz era una madre preocupada por la educación de sus hijos y los niños tenian preceptores austriacos y ingleses. En el capítulo dedicado a Lekeitio en el álbun conmemorativo del Año Santo, Job Banhegyi, benecdictino húngaro de la abadía de Pannonhalma , recuerda los dos meses que pasó como preceptor de los hijos reales.Tras describir la capilla de la casa, la atmósfera católica del hogar real y el cuadro de San Esteban ofreciendo la corona a la Virgen, entra a describir los sentimientos del heredero, entonces de 13 años. cuenta el benedictino que Lekeitio era un santuario. "A orillas del golfo de Vizcaya, en la costa del océano Atlántico, nosotros, los hungaros, tenemos un nuevo lugar de peregrinación..... en el que solemos pensar con esperanza, amor y angustia...."
(En 1927, los ocho hermanos de espaldas al hoy parque de Lekeitio. )
Géza Vizmathy, tesorero munizipal de Szombáthely, decia com, en agosto de 1925, los peregrinos lloraban "con gran angustia y profunda emoción" ante la visión " divina " de " la triste señora vestida de negro encerrada en su pena ....como una Virgen dolorosa, con su triste rostro y sus ojos negros", y a los "huerfanos sin padre y sin hogar smejantes a ángeles de Murillo" bajando las escaleras. Tras recepción infornal con Zita, regresaban al anochecer para unirse a la familia asistiendo a una misa incluyendo cantos en húngaro. "La majestuosa señora y sus hijos, que sostenian la letra en sus manos, cantaron y lloraron con nosotros durante la interpretación de los himnos que desgarraban el cielo".
Cuentan que, cuando los niños bajaban a la playa a bañarse, ella les observaba desde los jardines y que a sonido de silbato les indicaba cuando entrar y salir del agua.
(Otto y Roberto a caballo en la playa de Isuntza)
*Jose María Areilza en conversación con Otto: " ¿No ha olvidado el castellano que empezó aprendiendo en Portugalete?", le pregunté en cierta ocasión. "Ni tampoco el euskera", me contestó, "que me enseñaron en Lequeitio mis jóvenes amigos de aquella villa durante los 11 años que viví -felizmente- en ella".
(Fotografía de familiar,ocho hijos y la madre)
*Todos los observadores coinciden que era muy devota. Con viajes de incognito tanto a Lourdes como al Cristo de Limpias. En Lekeitio se la recuerda por su asistencia a la primera misa. El palacio, por su parte oeste, cruzando a traves del " jardín txikia", espacio que ocupaba entra la calle Santa Elena y el puerto hoy, tenia, aun existe, puerta de acceso a la Basílica de la Asunción de Nuestra Señora y en la denominada capilla de Santa Ana, hoy recinto museo , ala que tambien se le senomina como la capilla de la emperatriz
(La emperatriz Zita y Otto con sus hermanos en la procesión, 1928)
* Zita acudía a todas la procesiones, Semana santa, Corpus Christi, hasta en la del dia del Árbol, que se celebraban en la villa, tomando parte activa en el cortejo, más por fe que profesaba que como realeza, y tras la autoridad local.
*( Otto estudiando frente al palacio.)......
*Otras fotos: a/ Hemeroteca ABC
*Otras paginas web: a/ Beato Carlos
..................................: b/ Zita Borbón- Parma